lunes, 8 de mayo de 2017

Ciclo de Conferencias

Con motivo del 525 aniversario de la Archicofradía del Santísimo Rosario, esta Archicofradía ha preparado un ciclo de conferencias sobre algunos temas Histórico – Artísticos, a cargo de profesores del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada. Las conferencias se realizarán en la Sala Capitular del Camarín de la Virgen del Rosario, entrada por Cobertizo de Santo Domingo. La entrada será libre y hasta completar aforo.

Se realizarán dos sesiones:

  1ª-      Jueves 11 de Mayo. Sobre las 20:45h. (al terminar el triduo a la Virgen de Fátima).
-           “Santa Rosa de Lima en Granada. Imaginario devocional y fasto público” a cargo del Dr. Francisco Montes. Profesor del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada.
  2ª-      Martes 16 de Mayo. 20:30h. Habrá dos conferencias breves.
-          Pedro Pascasio de Baños y el Camarín de la Virgen del Rosario” a cargo de la Dra. Ana Gómez Román. Profesora titular del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada.


-          “El proceso desamortizador en el Convento de Santa Cruz, el final de la primera etapa” a cargo del Dr. José Manuel Rodríguez Domingo, Profesor titular del Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Granada. 



sábado, 29 de abril de 2017

Cruz de Mayo 2017

La Archicofradía del Rosario, invita a todos sus cofrades y amigos, así como a todos los granadinos y visitantes, a que contemplen la Cruz de Mayo montada en el patio del Camarín de Ntra. Sra. del Rosario.

El horario será 

Martes 2 de Mayo de 4 de la tarde a 12 de la noche.
Miercoles, 3 de Mayo (fiesta de la Santa Cruz) de 11 de la mañana a 11 de la noche.

La Cruz de Mayo del Camarín de la Virgen del Rosario, es exponente puntero de esta tradición tan granadina, mostrandose al público objetos y enseres antiguos, tanto populares, como obras de arte.

La entrada es gratuita.


martes, 4 de abril de 2017

525 Aniversario. Parte IV. Frailes Ilustres

Forja de Claros Varones.



Durante los 525 años de historia de santa Cruz la Real hay una pléyade de preclaros varones en los más variados aspectos. Analizar este legado humano, espiritual y cultural, es tarea casi imposible, contentémonos con la reseña escueta de algunos religiosos insignes.

· Por su acrisolada prudencia brillaron en diversos puestos de gobierno:

- Fray Fernando de Santillana, fray Domingo de Melgarejo, Fray Vicente Ortiz, Fray Juan de Arrieta.

- Fray José Díaz (+1809). Vicario General de la Orden en las Provincias de España y de Indias, cuando estas adquirieron independencia del Maestro General. Falleció en Granada el 24 de abril de 1809.

- Fray Vicente Bernardos de Quirós (1773-1853), examinador sinodal de Granada, Predicador Real, provincial y Vicario General.

· Entre las dignidades episcopales se cuentan:

Fray Alonso de Montúfar
Sacristia de la Iglesia de Santo Domingo
Granada
- Fray Alonso de Montúfar (1489-1572), nacido en Loja, profesó en Santa Cruz la Real donde fue profesor cuando fray Luis de Granada era estudiante, confesor de la nobleza y prior. Los marqueses de Mondéjar lo recomendaron a Carlos I, quien, al conocer sus virtudes y sabiduría decidió nombrarlo sucesor de Zumárraga al frente de la Archidiócesis de Ciudad de Méjico, quien había muerto unos años antes y aceptó su nombramiento en 1551. Al poco tiempo de llegar a la Nueva España, el arzobispo Montúfar convocó un concilio provincial en 1555, con el fin de corregir los vicios y el desorden que había cundido en la joven Iglesia tras la muerte del primer arzobispo. En este Primer Concilio Provincial Mexicano, Montúfar exige para los indios derechos y privilegios, como establecer más hospitales, permitirles casarse de acuerdo con su voluntad, etc. Don Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón, segundo virrey de la Nueva España, fue un activo colaborador de Fray Alonso, tanto en la protección de los indios (durante su gobierno 150000 indígenas dejaron la esclavitud), como en la expansión de la educación y el cristianismo en el país. En 1565, convocó el Segundo Concilio Provincial Mexicano para implantar las nuevas disposiciones de la Iglesia establecidas en el Concilio de Trento, así como para formar nuevas constituciones para defender a los indígenas. Luego de una larga enfermedad, murió el 7 de marzo de 1572, y fue sepultado, según sus deseos, en el real convento de Santo Domingo de la Ciudad de México.



- Fray Juan de Ladrada (+1613), ingresó en la Orden, en 1555, profesó en el convento de Santa Cruz, profesando el 20 de julio de 1556. De catedrático en su convento marchó de misionero al Nuevo Mundo, evangelizando en muchos lugares hasta que su fama de santidad y sabiduría le hicieron reemprender el camino forzoso de altos cargos, Prior de Tunja, regente de estudios en Santa Fe de Bogotá y Vicario general de la orden en el Nuevo Reino de Granada. Fue designado el 29 de enero de 1597 y consagrado Obispo de Cartagena en 1596, diócesis que rigió durante 17 años. Reconstruyó la catedral destruida por Drake, bajo cuyo altar mayor descansa incorrupto. Estableció el primer coro de niños, regaló a la catedral un palio para ser llevado en las procesiones. Visitó las parroquias de su jurisdicción y después de gobernar 17 años murió el 22 de julio de 1613.



- Fray Francisco de la Cámara y Raya (+1624), también profesor en Santa Cruz, zarpo a América, entregándose a una fecunda labor apostólica entre los nativos, ocupando el obispado de Panamá (1613-1624). Celebró el primer Sínodo Diocesano de Panamá en 1620.



· El camino de las misiones siempre ha sido una sangría constante para santa Cruz. La flor de sus hijos ha sabido andarlo con una generosidad acreedora a los más subidos encomios y ganadora de los más sabrosos frutos apostólicos. Por nombrar algunos citaremos:

- Fray Bernardo de Ocampo: profesó en santa Cruz la Real en 1574, gran predicador, fue prior de su convento. Pasó a las indias occidentales donde fue prior del convento del Stmo. Rosario de Cartagena de Indias, donde fundó la Cofradía del Rosario, y fue su primer capellán. Murió siendo vicario general de la provincia dominicana de san Antonio en Nueva Granada.

- Francisco de Montiel. Profesó en santa Cruz la Real en 1589, pasó al actual Chile donde ocupó diversos cargos tanto en la Orden como fuera de ella, asimismo fue profesor de teología. De vuelta a España fue nombrado visitador de la provincia Bética, pero dejándolo todo regreso a su convento de Santa Cruz muriendo siendo el sacristán. 

- Fray Pedro de Alcalá (+1707), Natural de Alcalá la Real, ingresó en Santa Cruz en 1657, catedrático de filosofía, pero anhelando mayores desvelos se trasladó a las Islas Filipinas donde aprendió chino, pasando a aquella tierra, nombrado Vicario Apostólico de Che Hiang, donde se ganó el respeto de todo el mundo, con el sobrenombre de “padre amabilísimo”. Sabiendo que se le nombraría obispo renunció a ello, y al cargo de vicario. Falleció en 1707.

- Fray Ramón Díaz, profesó en Santa Cruz en 1597, poco se sabe de su vida, tan solo que pasó a América donde fue martirizado por los indígenas.

· Tres Santos Granadinos. 
Corona de esta legión de misiones insignes que Santa Cruz la Real ha repartido por el mundo son estos tres santos, que como tres antorchas encendidas en la fragua de santa Cruz la Iglesia ha inscrito en el catálogo de los bienaventurados.

San Juan Alcober
- San Juan Alcober: Nacido en Granada el 21 de diciembre de 1694. Vistió el hábito dominicano en el Convento de Santa Cruz la Real de su ciudad.
Partió hacia Manila, Filipinas, en 1725, donde pasó 3 años. En 1728 llegó a China donde predicó el Evangelio durante 20 años.
En 1741 es vicario provincial de la misión. Apresado en 1746 muere ahorcado el 28 de octubre de 1748, siendo después su cadáver quemado. 
Se distinguió especialmente por su eficacia apostólica. Fue beatificado por León XIII el 14 de mayo de 1893 y canonizado por Juan Pablo II el 1 de octubre del 2000.

San Francisco Serrano

- San Francisco Serrano: obispo electo (1695-1748), nació en Hueneja (Granada) el 4 de diciembre 1695. A los 18 años tomó el hábito en el Convento de Santa Cruz la Real de Granada. En 1725 llega a Filipinas y en 1738 a China, donde fue misionero durante más de 20 años. Ya en la prisión, le llega el nombramiento de obispo titular de Tipasa y coadjutor del Vicario Apostólico de Fukien, Pedro Sans, pero no pudo recibir la consagración episcopal. Muere por asfixia, y luego su cadáver fue quemado, el 25 de octubre de 1748. Se conservaron algunas reliquias suyas. Tuvo gran austeridad, devoción al rosario y fervor misionero. Fue beatificado por León XIII el 14 de mayo de 1893 y canonizado por Juan Pablo II el 1 de octubre del 2000.

Santo Domingo Henares
Iglesia de San Pablo
Córdoba

- Santo Domingo Henares: Obispo, (1766-1838). Nació el 19 de diciembre de 1766, en la ciudad de Baena (Córdoba). Siendo niño se trasladó con su familia al granadino barrio del Realejo, inscribiéndose en la Archicofradía del Rosario.
Tomó el hábito de fraile dominico en el convento de Santa Cruz la Real de Granada el día 30 de Agosto de 1783 y profesó un año después.
Asignado a las misiones que la Provincia del Santo Rosario tiene en Extremo Oriente, parte de Cádiz en septiembre de 1785 rumbo a Puerto Rico, Cuba, México y Filipinas donde desembarca el 9 de Julio de 1786.
El 30 de este mismo mes y año se une a los cursos de la Universidad de Sto. Tomás de Manila, en la que concluirá sus estudios, al mismo tiempo que imparte clases de Humanidades. A finales de 1789, se ordena de presbítero y es destinado a las Misiones de Tonkín (hoy al norte del Viet Nam) donde consigue llegar el 28 de octubre de 1790. El 9 de enero de 1802, es consagrado obispo.
Es detenido y preso el 9 de junio de 1838. Después de varios interrogatorios fue sentenciado a muerte. El Rey aprobó la sentencia el 19 de junio y el 25 de ese mismo mes, a la una de la tarde, fue decapitado. Es declarado Beato por León XIII, el 27 de mayo de 1900. Canonizado, por Juan Pablo II, el 19 de Junio de 1988.

· Por su singular virtud descollaron:

- Fray Fernando de Arriola: de origen noble y distinguido, en 1584 ingresó en Santa Cruz la Real, fue distinguido profesor, fue nombrado socio del provincial, y a pesar de su oposición fue prior en los conventos de Alcalá de los Gazules, y de los sevillanos de Monte Sión, Portacelli y Regina, así como el de Jerez, tras lo cual fue nombrado provincial. Regreso a Santa Cruz la Real como prior, donde falleció.

- Fray Diego de Villar. De ilustre origen, profeso en 1571, cursando estudios en el colegio de Valladolid, de regreso a Granada, ocupo catedra en santa Cruz, y fue elegido prior en Lucena y después en Almería. Volviendo a Granada, trabajo infatigablemente para la salvación de las almas.

- Fray Juan de Liebana (+1620). De familia noble y rica, renunció a su primogenitura para ingresar en Santa Cruz la Real, profesando en 1567, en principio tenía costumbres disolutas, pero tras su ordenación sacerdotal, cambio de vida, ofreciendo muchas mortificaciones. Fue nombrado guardián del templo, y todos los días repartía entre los pobres cuantiosas limosnas, llegando un día a dar de comer a 400 pobres. Un día comiendo en el portal del Convento de Santa Catalina, un pobre le pidió una limosna, y él le entrego su comida, y vieron al pobre rodeado de luz y desaparecer. Era devotísimo de la Virgen del santísimo Rosario, cada mes al terminar la procesión claustral, repartía rosarios entre los fieles. Conociendo la fecha de su muerte se comunicó con sus amigos y familiares, a los que siempre había evitado, y pidió al prior, por considerarse gran pecador, se sepultado en la entrada de la iglesia, para que todo el que entrara en el templo despreciara a tan gran pecador. A causa de tanta gente como desfilaba por su velatorio, este duro tres días, siendo enterrado con la asistencia de los cabildos y otras personalidades.

- Francisco Bailón: Tomó el hábito de converso en 1603. Tras sufrir un accidente, para no ser gravoso desempeño el cargo de ostiario en la iglesia, soportando con paciencia la enfermedad que le atormento durante cuarenta años. Resplandeció por su gran caridad con los pobres. Fue muy devoto de la Virgen María y del Santo Rosario. Falleció en su convento a los ochenta años.


· En el campo del apostolado y del púlpito en Granada y contornos alcanzaron un prestigio singular de grandes Predicadores:

- Fray Domingo Martinez. Ingreso en Santa Cruz de Granada en 1548, fue teólogo eminentísimo y elocuente y piadoso predicador. Fue Prior durante doce años. Excepcional en modestia y alejado de los asuntos seglares, raramente salía de los claustros. Su descanso estaba en el coro y pasaba muchas noches en oración ante una imagen de Cristo crucificado en la iglesia.

- Fray Andrés Gómez. Profesó en Santa Cruz la Real en 1610, fraile muy observante, pasaba en la iglesia la mayor parte de la noche, especialmente junto a la imagen del Cristo de la Humildad (desconocemos si sería el mismo que se venera en la actualidad) Murió cumplidos los noventa años, después de una infatigable vida confesando y predicando.

- Fray Agustín Torres (+1617). Ingresó en Santa Cruz la Real en 1586. Excelente predicador, afirmaba que la vida podía más que la doctrina, por lo que su ejemplo predicaba antes que las palabras. Sus sermones ganaba numerosas conversiones. Murió súbitamente mientras predicaba en las dominicas de Úbeda.

- En las cátedras se hicieron famosos muchísimos frailes de Santa Cruz. En la imperial Universidad de Granada, el primero en ser profesor fue Fray Alonso de Montúfar, del que ya se habló. Fray Antonio Barrio, que siguió iluminando la cátedra a pesar de haberse quedado ciego. Fray Diego de Villar, que fue preceptor de teólogos. Fray Manuel, Fray Antonio Sedeño y Fray Juan Escudero fueron catedráticos. Fray Diego Palomino, Fray Juan Luey y Fray Jerónimo Escalona, rectores del colegio – universidad de Santo Tomás de Sevilla. Fray Francisco de Santa Cruz, rector de la universidad de Osuna, que escribió más de veinte volúmenes de comentarios a la Suma Teológica de Santo Tomás. Y por supuesto América y Filipinas, Fray Baltasar de Huertas fue rector de la Universidad de Manila y Fray Jerónimo Mendoza fundador de la universidad de Santa Fe de Bogotá.

· El arte y la pluma también tienen egregios representantes en Santa Cruz, como Fray Francisco Figueroa, maestro consumado de los pinceles, que decoró la capilla del Dulce Nombre de Jesús. Fray Baltasar de Huertas que escribió la historia de Filipinas, fray Francisco Páramo, que escribió la historia de Santa Cruz la Real y un largo etc.

Fray Luis de Granada
Escultura de Pablo Loizaga
Plaza de Santo Domigno
Granada
Si todos los antes citados, y los que dejamos por citar por ser breves, no hubieran existido, todos los fines del convento de Santa Cruz la Real se cumplen con uno solo de sus hijos, estamos hablando del Venerable Padre Maestro Fray Luis de Granada, uno de los personajes más importantes de la Orden de Predicadores, nacido en el Realejo, en 1504, bautizado, probablemente, en la parroquia de Santa Escolástica, amigo y consejero de Santos. Elegantísimo escritor y predicador. Profesó en el Convento de Santa Cruz la Real en 1525. Finalizados sus estudios iniciales, en 1529, pasó al convento de San Gregorio, de Valladolid, asumiendo el nombre de fray Luis de Granada. Tras diversos avatares, como el frustrado viaje a tierras latinoamericanas como misionero, según era su deseo, se instaló a mediados de los treinta en la tranquilidad de la sierra de Córdoba, en la casa de Escalaceli, fundada por el venerado Álvaro de Córdoba, donde escribió su famosísimo Libro de la oración y meditación, revisado finalmente en Évora (Portugal), donde se trasladó desde principios de 1551. El Libro de la oración y meditación apareció impreso en 1554, en Salamanca. La obra, cuyo valor ascético rivaliza con sus virtudes literarias, motivó la atención del Inquisidor General y el tratado fue puesto en el Índice español de 1559, aunque se siguió editando en el extranjero. Sin embargo, esta obra y su no menos valiosa y hermosa Guía de Pecadores, también incluida en el Índice español, fueron revisadas y aprobadas por el Concilio de Trento, y el Papa Pío IV, probablemente a instancias de San Carlos Borromeo, Cardenal Arzobispo de Milán, gran entusiasta de la obras de fray Luis y defensor de su enseñanza. Junto a su traducción romanzada del Contemptus mundi, hoy mejor conocido como la Imitación de Cristo, de Tomás de Kempis, en 1536, al que consideraba portador de "la ciencia de la salvación que nos induce a vivir y morir como verdaderos cristianos", tradujo y anotó, en 1562, el Libro llamado Escala espiritual, de San Juan Clímaco. En 1557 fue elegido Provincial de Portugal. Al finalizar su período se entregó aún más que hasta entonces a la vida de austeridad y de oración. En 1562 fue reconocido como Maestro de Sagrada Teología de la Orden de Santo Domingo, por su labor en la cátedra de los libros, y ratificado como tal, en 1564. Murió el 31 de diciembre de 1588




domingo, 2 de abril de 2017

525 Aniversario. Parte III. Proyección y fines.


Proyección

Como hemos visto, tanto en la fundación como en la construcción física, de convento, iglesia y camarín, todo se hizo, como diríamos coloquialmente a lo grande, de hecho es uno de los más grandes ejemplos de arquitectura conventual en Andalucía Oriental.

Claustro de santa Cruz la Real
Los Reyes Católicos, pretendían con la fundación, tal y como se expone en la carta de donación, en primer lugar dar gracias a Dios por la conquista de Granada, por la devoción personal de los reyes a Santo Domingo y su Orden y como premio a los servicios de los frailes durante la guerra de Granada. Pero no olvidemos que la fundación, 5 de abril de 1492, se encuentra entre dos hitos históricos de primer nivel, el dos de enero, día de la llegada de los Reyes Católicos a Granada, y el 12 de Octubre, descubrimiento de América. Estos dos hechos son claves para la proyección del convento.

A parte de fundar el convento como acción de gracias los Reyes pretendían que fuera un lugar de oración, estudio y proyección del Evangelio. Lo primero, la oración, venía incluido en las constituciones de la Orden, lo segundo fue puesto rápidamente en marcha, una vez habilitado un sector del palacio árabe para vivienda de Córdoba llegaron “idóneos y doctísimos religiosos” El primer prior Fray Alberto Aguayo organizo pronto las clases, a Aguayo se le nombra Predicador General, porque el estudio es la gloria de la Orden (Quia studium est gloria Ordinis). En 1500 Santa Cruz tenía la madurez suficiente para realizar la fundación del convento de Santo Domingo de Guadix, y en 1515, el capítulo general de Nápoles declara santa Cruz la Real como Estudio General, además adquiere una plaza en el colegio de San Gregorio de Valladolid. El estudio general, es el máximo organismo docente de la Orden, y equivaldría a una actual universidad. Pero el estudio solo no basta, la dimensión de santa Cruz lo convierte en almena teológica, mística y apostólica, proyectado a todos los puntos del orbe; en acto de confesión de la fe católica bajo el manto de la Virgen del Rosario y las devociones de la Orden. Santa Cruz la Real se convierte en proyección misionera irradiando la Verdad del Evangelio en África, América y Oriente. Además la acción de sus hijos dio grandes frutos en el Reino de Granada. Solo en lo que hoy es diócesis de Granada, 40 pueblos aclamaron a la Virgen del Rosario por patrona.
Grabado de Ntra. Sra. del Rosario
Año 1780

Por lo tanto podemos destacar cuatro direcciones en la Evangelización:

1- Evangelización de la población granadina, tanto de los cristianos recién llegados como de los musulmanes que habitaban en ella.

2- Evangelización de las Alpujarras, que se convertiría en una zona problemática por la concentración y sublevación morisca, para ello se hicieron algunas casitas para residencia de dominicos en aquella zona.

3- Evangelización de África, mas anhelada que realizada, que se materializo en las fundaciones de Bugía y Orán.

4- Evangelización de América y del lejano Oriente, inmenso y fructífero campo al que santa Cruz enviará operarios durante siglos.

Precisamente estas cuatro direcciones, lógicamente la cuarta no estaba prevista en un primer momento, se complementan con la instauración de la Archicofradía del Rosario. En 1475 en Colonia, Alemania, se fundó la primera cofradía del Rosario, el fin es muy básico, cada miembro reza el santo Rosario, cuyos misterios son un resumen del Evangelio, por si y por los demás miembros. Esto hizo que pronto se extendiera la cofradía por Italia y España, animada por las diversas bulas y privilegios espirituales de los Sumos Pontífices. Esta cofradía, a la situación espiritual del Reino de Granada, le venía muy bien, por un lado se creaba una obra que podría reunir a todas aquellas familias cristianas que se instalaban en la ciudad, y por otro lado servía de elemento evangelizador entre los moriscos. Por eso, todas aquellas personas que dudan de la fundación tan temprana de la Archicofradía, conviene recordar que el fin del convento y su cofradía era la Evangelización, y que los Reyes y la Orden, no escatimaban en todo aquello que fuera en esa dirección.

El libro de Registro de Cofradías del Rosario relaciona todas las que dependían del Convento de Santa Cruz la Real y la Archicofradía del Rosario. El libro abarca a partir de 1775 dando noticia de las fundaciones anteriores. El total es 71, aunque su número puede ser superior por no tener datos anteriores, al ser un libro que sustituye a otro más antiguo. 

1- Armilla.

2- Alhama

3- Alfacar.

4- Albuñuelas.

5- Albolote.

6- Alhendin.

7- Adra.

8- Alcázar.

9- Atarfe.

10- Benalúa.

11- Berja.

12- Bérchules.

13- Colomera.

Ntra. Sra. del Rosario
Copatrona de Granada
14- Cozvíjar.

15- Churriana.

16- Cogollos Vega.

17- Cajar.

18- Cullar Vega.

19- Cajar.

20- Chauchina.

21- Cádiar.

22- Dílar.

23- Dalías.

24- Santa Fe.

25- Jete.

26- Gabia,

27- Gojar.

28- Huetor Vega.

29- Guejar Sierra.

30- Guevejar.

31- Itrabo.

32- Juviles.

33- Jayena.

34- Jau.

35- Laujar de Andarax.

36- Lanjarón.

37- Lobres.

38- Motril.

39- Mecina Alfahar.

40- Murtas.

41- Montillana.

42- Montefrio.

43- Monachil.

44- Molvizar.

45- Niguelas.

46- Narila.

47- Nechite.

48- Otura.

49- Ogijares.

50- Orjiva.

51- Piñar.

52- Pulianas.

53- Paterna.

54- Padul.

55- Pinos Puente.

56- Pinos del Valle.

57- Presidio.

58- Quentar.

59- Salobreña.

60- Soportujar.

61- Turón.

62- Trevelez.

63- Ugigar.

64- Viznar.

65- Valor.

66- Belicena.

67- Beneji (anejo de Berja)

68- Zubia.

69- Sacromonte.

70- Cartuja.

71- Hospital de san Lázaro.

Este listado nos da idea del apostolado rosarista en la diócesis de Granada. ¿Qué fue de estas cofradías? La mayoría han desaparecido por desgracia, quedando en algunos lugares algunas tradiciones como la figura de los mayordomos, la fiesta de la Candelaria y la procesión del Rosario.

Una vez vista las cuatro direcciones del apostolado evangélico, nos detendremos en dos hechos importantes relacionados con la evangelización en América.

Entre el 5 de Junio y el 10 de Diciembre de 1526, el emperador Carlos esta en Granada, y con él llegaron en su sequito dos dominicos que se instalaron en Santa Cruz la Real: Francisco García de Loaysa y Julián Garcés.

Francisco García de Loaysa (1480-1546), había sido prior de Santa Cruz, Maestro de la Orden de Predicadores (1518-1524), Confesor de Carlos V, Cardenal, renunció al Arzobispado de Granada y fue Obispo del Burgo de Osma y Arzobispo de Sevilla. En Granada, durante la estancia del Emperador Carlos V fue creado presidente del Consejo Real para las Indias, teniendo como sede provisional el Cuarto Real de Santo Domingo. Este consejo empezó a crear leyes que respetaran la dignidad de los naturales de las tierras americanas. 

Francisco García de Loaysa

Fray Julián Garcés, oriundo de Aragón, predicador real, estuvo relacionado en el asunto de los comuneros, que le valió el pasar a segundo plano. Fue nombrado obispo de la sede Carolensis, en Méjico, y estando ya ordenado la diócesis no fue creada. El 1 de diciembre de 1526, en santa Cruz la Real se erigía la diócesis de Nueva España, la actual Tlaxcala, en Méjico, teniendo como primer obispo a Julián Garcés. Tras llegar al lugar trasladó la diócesis a Puebla de los Ángeles e influyo en el Papa Paulo III quien mediante la bula Sublimis Deus, reconocía los derechos humanos de los indios.
Fray Julián Garcés (1452 - 1541)

El otro hecho que influirá en la relación entre Santa Cruz la Real y la evangelización americana, la tenemos en Fray Bartolomé de las Casas, ordenado obispo, regreso a España, donde en la corte y en los conventos, exponía las dificultades de los indios. El propio Las Casas nos refiere que estuvo en Santa Cruz, aunque nunca sepamos, ni nos interese, la fecha, puede que en 1552, también sabemos que se carteaba con varios frailes granadinos. Esto supuso una preocupación de los frailes de Santa Cruz por la evangelización de América, a la que se sumaría el modelo de Iglesia en Granada, el patronato Real, concedido por Julio II a Fernando el Católico a imitación del Patronato Real en el reino de Granada. Por lo cual la Iglesia en América es una prolongación de la Iglesia Granadina, de la que Santa Cruz la Real fue un eje luminoso de evangelización.

Como proyección de la evangelización en América, como su prolongación, viene la evangelización en Oriente. Entre la pléyade de frailes de Santa Cruz que van a oriente, tres han llegado a la gloria de los Altares. Santo Domingo Henares, San Juan Alcober y San Francisco Serrano.

Grabado de los Martires Dominicos de China, Santos
Francisco Serrano, Juan Alcober, Pedro Sanz, Francisco Díaz y Joaquín Royo.

En la próxima entrega hablaremos de los hijos ilustres de santa Cruz, y como destacaron en diversas áreas.

Primera Parte - Fundación

Segunda Parte - El Edificio

Cuarta Parte - Frailes Ilustres

viernes, 31 de marzo de 2017

525 Aniversario. Parte II, El Edificio.

¿Cómo fue la vida conventual en los primeros tiempos de la fundación de santa Cruz la Real? Tenemos muy pocos datos, pero podemos aventurarnos a dar algunas pinceladas. En primer lugar el entorno de la vida conventual, huertas y jardines, hacían que fuera conocido más como monasterio retirado del mundo que como convento, pero los fines están muy claros, es una casa de evangelización, y ya en 1495 encontramos profesores de teología, por lo que una de las claves de la casa es la formación religiosa. 

Real Cédula de Fundación de santa Cruz la Real
5 de Abril de 1492
Entendemos que lo desarrollado el cinco de abril de 1492 fueron actos protocolarios con mucho de simbólico, cesión real, toma de posesión, creación de la Archicofradía del Rosario, etc. En aquellos días la población cristiana en Granada era mínima, eso explica que como templo se adaptará el Cuarto Real, suficiente para la comunidad religiosa inicial. Para permitir un acceso desde la ciudad al Cuarto Real, se abrió en 1512 en la muralla la conocida como puerta de los Carros, en la calle Rosario, en la actualidad Virgen del Rosario. El nombre no es casual. El motivo es que las obras del nuevo convento impedían el paso de los fieles a los oficios religiosos. 

Santa cruz la Real en la plataforma de Ambrosio de Vico, Siglo XVI

En cuanto al Cuarto Real, mucho se ha escrito sobre él. En la antigüedad se pensaba que era una casa de campo o almunia, incluso un palacio de uso para el ramadán, sin embargo, las excavaciones arqueológicas nos hablan de un auténtico palacio, que seguramente llegaría a 1492 en mal estado, eso explicaría su desaparición. Sin embargo este palacio, o restos de palacio, fueron aprovechados para la vida conventual, al menos en un primer momento, siendo eliminados después, dejando como recuerdo el Cuarto Real, con su pórtico y alberca. 

Cuarto Real de Santo Domingo en la actualidad.


Estas edificaciones no debían estar en muy buen estado, puesto que pronto se pensó en crear un edificio de nueva planta pegando a la parte más cercana a la puerta de los alfareros, es decir la actual placeta de Fortuny. Tras un amplio compás, hoy plaza de Santo Domingo, se comenzó hacia el 1500 el nuevo edificio conventual, seguramente con algún plan previo, copiando otros grandes conventos dominicos de la época, como el de San Esteban de Salamanca. El estilo elegido sería el gótico. Lo primero en construirse fue el conocido como claustrillo, con fachada a la plaza de Santo Domingo, el claustrillo, media por cada lado 13,5m. y tenía 16 columnas ochavadas, la misma distribución había en el piso superior. A continuación y en el mismo estilo se construyó el noviciado, con un claustro alargado de 8,70m por 5,50, en los lados cortos dos arcos carpaneles, y en los largos tres formaban el claustro, así como unas escaleras con artesonado plateresco. Una galería de arcos del mismo estilo y una nave con zapatas góticas enlazaba el noviciado con el coristado. El claustrillo y el noviciado fueron demolidos poco tiempo después de la desamortización. Su lugar lo ocupan el jardín de entrada del Colegio Mayor Santa Cruz la Real y la calle Fray Luis de Granada, llamada así por levantarse sobre la parte del convento que habitó el glorioso hijo del Realejo y de santa Cruz. 
El claustro del noviciado poco antes de su derribo
En el siglo XVII, a continuación del noviciado se levantó el coristado, es decir, la parte de los frailes estudiantes, es un edificio de corte clásico en su claustro con 12 columnas lisas de orden dórico. En el ángulo sureste se levanta un torreón con graciosa cúpula. En la actualidad es comisaría de policía. 


Claustro y cúpula del Coristado.
Fotografías de Maite Mártinez Caro.

El cuarto grupo constructivo, de mayores dimensiones, es un claustro de 30 por 30 metros, terminado en 1624, dentro de un estilo desornamentado preludio del primer barroco, a su alrededor se instalaron los principales elementos conventuales, sala capitular, refectorio, biblioteca, etc. A día de hoy se conservan bellas armaduras, destacando el de la segunda planta con más de 70 metros de largo. Dos bellas escaleras enlazan los dos pisos del claustro. La principal terminada en 1597, de tipo imperial con magnifica bóveda decorada, y otra junto a la iglesia, ya del siglo XVIII. Este edificio alberga hoy a la comunidad de Padres Dominicos y al Colegio Mayor Santa Cruz la Real. 


Escalera y Claustro Santa Cruz la Real


La iglesia, se comenzó en 1512, en estilo gótico, al cavar sus cimientos apareció una raíz en forma de cruz, que según testimonios, al menos hasta el siglo XVIII estuvo colgada en el claustro. La iglesia se hizo en unas proporciones colosales en piedra de Alfacar. La planta, conocida como de predicación, es de cruz latina, con cinco capillas a cada lado con crucero y capilla mayor. A la altura del púlpito una gran reja separaba la parte de los fieles de la parte del clero. Las capillas se comunican entre sí por angostas puertas, permitiendo el paso del clero a los oficios, sin pasar por la parte de los fieles. A los pies de la iglesia un extenso coro, una de las grandes obras renacentistas, y que en la actualidad se encuentra desmontado y disperso. 

Restos de la silleria del Coro de santa Cruz la Real. Francisco Sánchez y Juan de Orea
Museo de Bellas Artes de Granada


Cuando los muros de la iglesia llegaban a los nueve metros, se paró la obra por falta de fondos, reanudándose en 1532, estando acabada para el 1550. Sobre la capilla del Rosario, el 1 de julio de 1527, el Papa Clemente VII en su bula “ex apostolicae servitutis” concedía gracias espirituales a una capilla a la Virgen del Rosario en el convento de Santa Cruz la Real. Desconocemos si esa capilla sería una provisional, o ya sería una de las del nuevo templo. Sabemos que hasta el siglo XVII la Archicofradía del Rosario tenía en propiedad la segunda capilla según se entra a la derecha, hoy del Dulce Nombre de Jesús. Gran misterio es la capilla actual de la Santa Cena, que siempre estuvo cegada, hasta que se habilitó para su uso actual. Enfrente se labró la magnífica capilla de la Virgen de la Esperanza, la otra gran devoción del templo. La iglesia se completó con una gran sacristía del siglo XVII, con curiosas ornamentaciones, así como una capilla anexa, hoy muy desfigurada y otras dependencias menores. 
Sacristía iglesia de Santo Domingo


A finales del siglo XVII, a consecuencia del milagro de la Estrella de la Virgen del Rosario, fue remodelado todo el crucero, con una gran cúpula de 40 metros de altura, así como las imágenes, cuadros, retablos, y el magnífico tabernáculo de mármoles de colores estrenado en 1699. Toda la estructura gótica fue ocultada por decoraciones barrocas en yeso, este hecho ha llevado a pensar a muchas personas que esta parte del templo es de nueva planta, cuando en realidad es del siglo XVI, lo cual explica que la capilla mayor sea poligonal, y algunas decoraciones góticas.
Capilla Mayor Iglesia de Santo Domingo


En 1724 comienza la gran obra de proveer a la Virgen del Rosario de un retablo y camarín acorde con el gran fervor devocional hacia la imagen. El resultado es una de las grandes joyas del barroco hispánico. 
Ntta. Sra. del Rosario en su Camarín














En cuanto a las huertas conventuales, la parte baja fue urbanizada por los frailes, creando el sector de ciudad entre el paseo del salón, carrera de la Virgen y plaza de Marina Pineda, poniendo a las calles los frailes nombres de santos dominicos, y a la calle principal Ancha de la Virgen del Rosario.

Con la desamortización se fragmento el conjunto, se edificaron las huertas, desapareció la conexión entre el convento y el Cuarto Real, y fue derribado parte del complejo conventual. Lo único que quedaba sin edificar, en la calle Seco de Lucena se trasformó en un anodino parque en tiempos recientes. 

Santa Cruz la Real en la actualidad.
Imagen Alejandro Corral

La iglesia pasó a parroquia, el convento a cuartel, y el Cuarto Real a vivienda particular. Habrá que esperar a 1951 a que vuelva a restaurarse la vida conventual. En cuanto al Cuarto Real y al Camarín de la Virgen del Rosario, hoy lucen espléndidamente tras ser restaurados, convirtiéndose en todo un referente turístico, el primero como monumento de época almohade y el segundo como joya barroca.

Primera Parte - Fundación

Tercera Parte - Proyección

Cuarta Parte - Frailes Ilustres